Infórmate. Teléfono gratuito: 900 500 506
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
  • ¿Qué hacer cuando un familiar sufre un Daño Cerebral Adquirido?

    ¿Qué hacer cuando un familiar sufre un Daño Cerebral Adquirido?

    Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

    En este post vamos a intentar facilitaros una serie de consejos sobre qué hacer cuando uno de nuestros familiares sufre un Daño Cerebral Adquirido.

    En primer lugar, debemos distinguir las distintas fases del daño cerebral adquirido: 1. Fase aguda (inmediatamente después del DCA, cuando está ingresado en el Hospital); 2. Fase subaguda (cuando está estable clínicamente y puede empezar su rehabilitación); 3. Fase crónica (cuando ya no requiere de cuidados médicos y de enfermería continuados y las secuelas son más estables).

    En la primera fase en el Hospital es normal que nos encontremos con sentimientos de rabia, tristeza, angustia… La situación se suele abordar desde el desconocimiento y la incertidumbre, ya que en muchas ocasiones no se conoce qué es el daño cerebral adquirido y sus necesidades. El tiempo de estancia en el Hospital dependerá de cómo evolucione el estado de cada persona. Para afrontar estos primeros momentos os recomendamos:

    • Acompañar a nuestro familiar en la habitación. Para ello, es importante que hagamos turnos para descansar.
    • Nombrar un familiar de referencia para las conversaciones con los médicos del Hospital. Es importante que este familiar no acuda solo a las entrevistas, ya que ir acompañado ayuda a recoger y entender la información.
    • Solicitar información sobre el estado de nuestro familiar, las secuelas que va a tener, el tipo de rehabilitación que va a necesitar y dónde podemos encontrarla.
    • Pedir cita con el trabajador/a social del Hospital, para que nos faciliten asesoramiento sobre el centro de neurorehabilitación más adecuado.
    • Ponerse en contacto con la Asociación de Daño Cerebral del municipio y/o Federación de Daño Cerebral Adquirido. Buscar y ponerse en contacto con un Centro Integral de Atención Neurorehabilitadora.

    Antes del alta en el Hospital, debemos solicitar un informe médico que especifique la situación actual del paciente, para que el Centro de Rehabilitación donde vamos a realizar el tratamiento pueda tener la mayor información posible sobre las necesidades del paciente y adaptar el tratamiento a las mismas.

    El Daño Cerebral debe tratarse por un equipo multidisciplinar especializado en medicina física y rehabilitación, fisioterapia, terapia ocupacional, logopedia y  neuropsicología, incluyendo la participación de enfermería, auxiliares de enfermería, psicología clínica y trabajo social.

    En la segunda fase de atención, nuestro familiar iniciará el tratamiento de rehabilitación. La duración del mismo dependerá de la evolución de la persona. Es importante que sigamos las pautas y recomendaciones de los terapeutas, ya que la familia se considera uno de los principales pilares para la rehabilitación del afectado/a.

    En esta fase debemos acudir al trabajador/a social del Centro para que nos asesore sobre los trámites y gestiones que debemos iniciar con los servicios sociales municipales. En el caso de CIAN, facilitamos asesoramiento sobre la valoración de situación de dependencia, grado de discapacidad y ayudas individuales.

    Los últimos meses de rehabilitación consideramos importante ofrecer información sobre cambio o adaptación del domicilio, la vuelta o la incapacitación para el empleo, etc. En definitiva, preparamos la integración social, laboral y familiar de la persona a su nuevo entorno.

    Cuando la persona tiene unas secuelas más estables (3ª Fase) es recomendable continuar con la rehabilitación para seguir conservando las habilidades aprendidas. Debe continuar trabajando día a día por conseguir la mayor autonomía posible tanto física como social.

    Desde CIAN, Centro Integral de Atención Neurorehabilitadora, ofrecemos situaciones adaptadas a las necesidades de las personas con DCA en su proceso de rehabilitación, a través de las distintas unidades con las que cuenta, todas con el mismo objetivo: que las personas puedan crear su propio espacio de vida.

    Tania González Oliva
    Trabajadora social CIAN
    Dejar un comentario →
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR