Infórmate. Teléfono gratuito: 900 500 506
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
  • La medicina física y rehabilitación en CIAN

    La medicina física y rehabilitación en CIAN

    Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

    Según la Fundación Española de Enfermedades Neurológicas, en 2009 en España más del 50% de los enfermos crónicos con discapacidad lo son por enfermedades neurológicas.

    A este dato se añaden dos hechos relevantes. Por un lado, el aumento de la esperanza de vida en nuestro país. El Instituto Nacional de Estadística publicó en 2010 que las personas mayores de 64 años para el año 2049 podrían duplicarse y llegar al 31,9% de la población española. Por otro lado, los avances en Medicina hacen que haya aumentado la supervivencia de aquellas personas que padecen una enfermedad neurológica y esto lleva asociado un mayor número de personas con discapacidad. La suma de estos factores augura un agravamiento progresivo del impacto de las enfermedades neurológicas como causa de discapacidad.

    Nos enfrentamos a la petición de ayuda de personas que son dependientes de cuidados de otras personas o instituciones, que incluso tienen dificultades para la realización de las actividades más básicas de la vida cotidiana. Surge la necesidad de mejorar sus niveles de independencia, y no sólo en el ámbito físico, sino también emocional, familiar, social y laboral.

    Analizada ya la relevancia de este tema, desde hace varias décadas en nuestro país existe la figura de un médico especialista, que intenta dar respuesta a este problema. Es el médico rehabilitador. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España define la Medicina Física y Rehabilitación como la especialidad médica a la que concierne el diagnóstico, evaluación, prevención y tratamiento de la discapacidad encaminados a facilitar, mantener o devolver el mayor grado de capacidad funcional e independencia posibles.

    Generalmente el paciente acude a la consulta del médico rehabilitador habiéndose establecido claramente el diagnóstico de su problema de salud. Ese diagnóstico es una forma de poner nombre a su enfermedad. El médico rehabilitador es el encargado de poner nombre a las consecuencias de esa enfermedad dentro del ejercicio y desempeño de su vida diaria. Esta valoración la realiza desde la persona en su concepción más global, teniendo en cuenta todas las esferas de interacción con el medio y con su entorno más cercano. Determina el grado de funcionalidad en el área motor, sensitivo, sensorial, en la capacidad de deambulación,… establece las limitaciones que tiene la persona en estas áreas, aportando soluciones de tratamiento para conseguir una anulación, minimización o adaptación a esas limitaciones. Por último establece una perspectiva de mejora, denominada pronóstico funcional, realista y acorde con el momento evolutivo de la enfermedad.

    El médico rehabilitador conoce las causas de la enfermedad, su sintomatología, su repercusión funcional en la vida diaria, sus complicaciones, la influencia que otras enfermedades que padece la persona puede tener en la enfermedad a rehabilitar, e incluso, las consecuencias que pueden tener los fármacos que toma en la eficacia de las sesiones de tratamiento.

    Se trata de escuchar la vivencia de la enfermedad que tiene el paciente, es mostrar la mayor de las empatías con sus dificultades diarias en el afrontamiento de su nueva vida, es intentar resolver sus dudas, mitigar sus temores, su angustia. Es ofrecer al paciente mi conocimiento médico para ayudarle a comprender su enfermedad y el proceso evolutivo de la misma. Es intentar aportar soluciones desde mis conocimientos y desde mi experiencia. Es, en definitiva, acompañarle en el largo proceso de rehabilitación.

    Toda esta labor siempre enmarcada dentro del máximo respeto a la autonomía del paciente, a su derecho a tomar decisiones y a ser informado detalladamente de los tratamientos que van a recibir.

    Es en definitiva, poner en valor la frase acuñada “la Medicina se estudia como una ciencia, pero se ejerce como un arte”.

    Estos son los valores que día a día van a presidir mi ejercicio profesional en CIAN, sintiéndome orgulloso de formar parte de este equipo y con la inyección de energía que aporta comenzar la andadura de este proyecto tan ilusionante.

    Eugenio López
    Médico físico y rehabilitador
    Dejar un comentario →
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR